REGENERACIÓN PARA SER SOSTENIBLE
12/04/2023
La REGENERACIÓN: la cuarta R para cuidar el medio ambiente
Noemí González Eguizábal
Ayuda a empresas tanto a nivel estratégico (planes de marketing, sostenibilidad y comunicación), como a nivel ejecutivo, (diseñando y desarrollando acciones y eventos sostenibles, la creación de contenidos). Siempre con una perspectiva sostenible y de género.

El otro día asistí a un evento sobre impacto positivo e innovación, syzygy se llamaba. Pese a que pensé que iba a estar muy enfocado en negocio, me sorprendió positivamente, ya que varias de las charlas tenían un enfoque divulgativo-científico y hablaban de la problemática ambiental, del impacto negativo sobre el medio natural causado por la actividad humana.

Entre este grupo de ponentes, descubrí a  Odile Rodriguez de la Fuente. Su charla dio un rápido repaso al cambio climático, (siempre viene bien repasar y recordar). Pero, puso foco, o por lo menos es lo que a mí me inspiró más, en la necesidad de la regeneración ambiental. Es decir, ya no vale sólo con conservar el entorno natural, hay que recuperar los ecosistemas. Después de tantos años de poco respeto a la naturaleza, es el momento no solo de cuidar la biosfera sino de actuar (a veces sin actuar) para repararla.

Cuatro erres

Sumo la regeneración a las 3 Rs para el cuidado del medio ambiente que aplico en el día a día, tanto a nivel personal como profesional. Así quedan 4 rs: reducir, reutilizar, reciclar y regenerar

las 4 rs para ser sostenible

De manera que, si tenemos en cuenta estas cuatro acciones, aplicando el orden de reducir, reutilizar y reciclar, y pensando en regenerar en cualquier momento, estaremos fomentando un impacto positivo sobre el entorno natural.

Reducir, reutilizar y reciclar, ayudan al cuidado y conservación del medio ambiente, pero esto no basta, ya que el daño que se ha ido haciendo a lo largo de los años necesita ser enmendado. Es por esto que regenerar es fundamental. Fundamental para tener unos espacios naturales, sanos y que nos permitan vivir cómodamente (tener agua potable y aire limpio) a los seres humanos, y permitan, también, vivir tranquilos al resto de los seres vivos.

Vamos a conocer un poco más qué es la regeneración, para poder interiorizarla e incorporarla en nuestro día a día (sobre todo en nuestro pensamiento y manera de enfocar la vida)

Empecemos por…

¿Qué es la regeneración?

La regeneración ambiental se refiere al proceso de restaurar y revitalizar ecosistemas y recursos naturales degradados. Se trata de acciones destinadas a revertir o mitigar los impactos negativos causados por actividades humanas u otros factores, con el objetivo de restablecer la salud y la funcionalidad de los ecosistemas. La regeneración ambiental es fundamental para contrarrestar la pérdida de biodiversidad, mejorar la calidad del suelo y del agua, y abordar otros problemas ambientales.

Podemos decir, entonces, que la regeneración busca un impacto ambiental positivo vs la actividad humana actual, que tiene un impacto negativo. No basta con reducir emisiones, hay que regenerar los ecosistemas que capturan carbono, pero no sólo para compensar las emisiones actuales, sino la de los años anteriores. Y no a futuro, si no en el presente. Y no sólo las nuestras, si no las de todos/as.

Es decir,  la regeneración es trabajar para revertir la degradación de la naturaleza y devolver al medio ambiente su estado de salud.  Es mejorar y facilitar las condiciones para que la vida en nuestro planeta pueda recuperarse, florecer y crear un ecosistema sano. 

¿Cómo regenerar el medio ambiente?

Un primer paso para la regeneración es la protección de espacios naturales, con o sin intervención humana (en general, dejar un ecosistema tranquilo, ayuda y fomenta su regeneración). Los espacios protegidos producen, almacenan y depuran el agua, mantienen los suelos de los que proceden los alimentos y producen el oxígeno que se respira. Además, mitigan los efectos del cambio climático, almacenando millones de toneladas de carbono; a la vez que albergan a las especies que constituyen la biodiversidad.

El segundo paso es la restauración de ecosistemas. Ésta puede producirse de varias formas entre las que se como plantar de forma activa o eliminar las presiones que afectan a la naturaleza para que pueda recuperarse por sí sola, como eliminar especies invasoras. 

Algunos ejemplos de prácticas de regeneración ambiental incluyen:

  • Reforestación: Plantar árboles en áreas deforestadas o degradadas para restaurar la cobertura forestal y promover la biodiversidad.
  • Restauración de humedales: Recuperar y conservar áreas húmedas que han sido degradadas o drenadas, ya que los humedales desempeñan un papel crucial en la purificación del agua y el hábitat para la vida silvestre.
  • ⭐ ⭐ ⭐Agricultura regenerativa ⭐ ⭐ ⭐ Adoptar métodos agrícolas que mejoren la salud del suelo, como la rotación de cultivos, el uso de cubiertas vegetales y la reducción del uso de agroquímicos.
  • Revegetación de zonas costeras: Plantar vegetación nativa en áreas costeras para prevenir la erosión, proporcionar hábitat para la fauna y mejorar la resiliencia frente a eventos climáticos extremos.
  • ⭐ ⭐ ⭐Retirada de plásticos en mares y océanos ⭐ ⭐ ⭐: Los plásticos producen grandes daños en los ecosistemas marinos, apoyar proyectos que limpien los mares y océanos, harán que se regenere este hábitat natural. 
  • Restauración de arrecifes de coral: Implementar proyectos para rehabilitar arrecifes de coral dañados mediante la siembra de corales y la adopción de prácticas que reduzcan el estrés en estos ecosistemas.
  • Gestión sostenible de bosques: Implementar prácticas forestales sostenibles que promuevan la regeneración natural, mantengan la biodiversidad y reduzcan la deforestación.
  • Remediación de suelos contaminados: Aplicar técnicas para limpiar suelos contaminados, como la fitoremediación (utilización de plantas para absorber contaminantes) o la bioestimulación (promoción de microorganismos beneficiosos en el suelo).
  • Conservación de especies en peligro: Desarrollar programas para proteger y recuperar especies en peligro de extinción, que pueden incluir la reproducción en cautiverio y la reintroducción en hábitats naturales restaurados.

Aunque los beneficios no son inmediatos, sí que son más rápidos de lo que cabría esperar, tal y como dice el director de la Fundación Global Nature, Eduardo de Miguel, a National Geographic: “Si inundas un humedal, ese mismo invierno empiezan a venir aves migratorias. Evidentemente no se consigue el clima de biodiversidad en pocos años, pero sí que hay una respuesta muy positiva y agradecida por parte de lo que son especies de fauna y flora”.

Regeneración y economía circular:

Fíjate si se está poniendo foco en la regeneración, que el tercer principio en el que se basa la economía circular es regenerar la naturaleza. 

Y dice que al pasar de una economía lineal de extraer, producir y desperdiciar a una economía circular, se empieza a apoyar a los procesos naturales, dejando más espacio para que la naturaleza prospere.

De manera que propone que en lugar de degradar continuamente la naturaleza, se construya capital natural. 

Y habla de la importancia de la agricultura regenerativa, teniendo que emplear prácticas agrícolas que permiten que la naturaleza reconstruya los suelos, lo que aumenta la biodiversidad, y devuelva materiales biológicos a la tierra. Actualmente, la mayoría de estos materiales se pierden después de su uso y la tierra utilizada para cultivarlos se queda sin nutrientes.

Además de la agricultura regenerativa y por tanto el sistema alimentario, existen otros beneficios para los ecosistemas naturales al adoptar una economía circular. Al mantener los productos y materiales en uso, se requiere menos tierra para obtener materias primas vírgenes, por ejemplo, de las minas. Si desvinculamos gradualmente la actividad económica de la extracción de materiales y mantenemos los materiales en circulación después de su uso, más y más tierra puede devolverse a la naturaleza y puede ocurrir una reconstrucción.

En una economía circular, la tierra dedicada al abastecimiento de materiales se centrará cada vez más en recursos renovables, cultivados de forma regenerativa, en lugar de la extracción de materiales finitos, que permanecerán cada vez más en circulación. Todo esto estará respaldado por una transición a energía 100 % renovable, producida utilizando una infraestructura diseñada para la reutilización, reparación, remanufactura y reciclaje.

Si pasamos a un modelo regenerativo, comenzamos a emular los sistemas naturales. No hay desperdicio en la naturaleza. Cuando una hoja cae de un árbol, alimenta el bosque. Durante miles de millones de años, los sistemas naturales se han regenerado (aquí podríamos hablar de biomímesis, pero lo dejo para otro momento) .

Los residuos son un invento humano.

Economía Regenerativa

Al poner la regeneración como uno de los pilares fundamentales para la vida en el planeta surgen otras teorías económicas como la economía regenerativa, que se centra se centra en restaurar, renovar y mejorar los recursos naturales y sociales a lo largo del tiempo.

En definitiva, independientemente de la corriente que defina la regeneración ambiental, lo importante es, no sólo conservar los espacios naturales, sino ayudar a recuperar ecosistemas. 

¿Cómo podemos ayudar a la regeneración del medio natural? 

Desde Sersostenible.es os animamos a:

  • a nivel personal:
    • apostar por alimentos provenientes de agricultura regenerativa, 
    • participar en actividades de reforestación, ya sea de bosques, playas o mares.
    • retirada de plásticos y otros residuos en bosques, playas, mares, océanos.
    • comprar productos electrónicos reacondicionados.
  • a nivel organización/empresa
    • dependiendo del sector, buscar qué actividad regenerativas existen, en hostelería sería sencillo, comprar alimentos provenientes de agricultura regenerativa
    • apostar por la economía circular en tus productos y servicios (si no sabes cómo puedes apuntarte a este taller)
    • colaboración activa en acciones de reforestación y limpieza de bosques y océanos, y con esto me refiero no sólo a donar dinero a organizaciones que lleven a cabo estas actividades, sino a crear espacios con los grupos de interés donde se realicen estas acciones.

Estas acciones, deben ir acompañadas (en la medida de lo posible) en paralelo a otras como:  reducir el consumo, tanto de materiales como de recursos (agua y energía), la reutilización y el reciclaje. 

Conclusión

La regeneración ambiental es esencial para abordar los desafíos relacionados con la pérdida de biodiversidad, la degradación del suelo, la contaminación y el cambio climático. Los esfuerzos de regeneración buscan restaurar la resiliencia de los ecosistemas, promover la sostenibilidad a largo plazo y mejorar la calidad de vida tanto para la flora y fauna como para las comunidades humanas que dependen de estos entornos.

 

Algunos artículos y vídeos que te pueden interesar:

https://www.nationalgeographic.es/2023/06/proteccion-regeneracion-ecosistemas-oportunidad-social

https://www.ellenmacarthurfoundation.org/es/regenerar-la-naturaleza

Blog

Noticias, reflexiones, artículos… todo sobre sostenibilidad.
Cómo ser más sostenible

Cómo ser más sostenible

Empieza el año y todas las personas (bueno casi todas) se hacen unos nuevos propósitos para el año que entra. Algunas veces los alcanzamos y otras,...